miércoles, 24 de agosto de 2016

Reducir los gastos en alimentación: dar más forraje al ganado

Muchas granjas de EE.UU. han tenido el lujo de aumentar su inventario de forraje durante el último par de años, y este año la tendencia continúa ¿Por qué esta tendencia?

Las vacas lecheras tienen la capacidad de transformar materiales vegetales fibrosos y subproductos en leche de alta calidad, pero los microbios del rumen requieren proteína disponible para realizar estas funciones de digestión de la fibra. Los precios de las proteínas han continuado aumentando en el último mes, y muchos productores de leche están ahora buscando formas de reducir sus costes y alimentar más con su forraje almacenado, que normalmente representa entre el 50 y 70 por ciento de la ración total mezclada.

Las bacterias del rumen necesitan nitrógeno amoniacal

Con el fin de mantener las bacterias del rumen trabajando de manera más eficiente, se necesita una fuente eficaz de nitrógeno amoniacal (NH3-N) para mejorar las bacterias que digieren la fibra. La investigación ha demostrado que las bacterias en el rumen utilizan principalmente NH3-N en el fluido ruminal, que se deriva de una fuente de nitrógeno no proteico (NNP) en la alimentación.

>> Descubre nuestras Soluciones para el Ganado Vacuno Lechero


Posibles fuentes de nitrógeno en las raciones

La urea se utiliza comúnmente en el alimento balanceado para rumiantes como nitrógeno no proteico (NNP), pero debido a la rápida liberación del amoníaco, conduce a una ineficiencia del nitrógeno y energía desperdiciada en la vaca lechera. Fuentes de proteínas vegetales, tales como harina de soja y harina de canola, también pueden ser una fuente de nitrógeno de liberación lenta, pero estos ingredientes pueden tener una variabilidad en la composición de nutrientes y ocupan un valioso espacio en la ración. Muchos productores están buscando la manera de hacer la ración más energéticamente densa, especialmente durante los períodos de estrés por calor, y alimentar con ingredientes menos voluminosos podría ayudar a lograr este objetivo.

Optigen® es una proteína alternativa única que es 256 por ciento proteína cruda equivalente de NNP y proporciona una liberación sostenida de NH3-N en el rumen. Esta liberación lenta permite una mejor sincronización con las necesidades de proteínas microbianas al tiempo que aumenta dramáticamente la eficiencia del nitrógeno en la vaca lechera. La clave consiste en sincronizar los hidratos de carbono ruminales y la degradabilidad de la proteína cruda en el rumen para aumentar la producción de proteína microbiana y energía derivada de los microbios del rumen. Una combinación de fuentes efectivas proteínas disponibles en el rumen y posruminalmente - emparejando aminoácidos esenciales en el intestino delgado - tiene el potencial de aumentar la eficiencia de la vaca.

¿Cómo funciona Optigen?

Muchas raciones pueden implementar hasta 170 gr de Optigen y permitir cierta eliminación de proteínas a base de fuentes de proteínas vegetales, como la harina de soja. Por ejemplo, 170 gr de Optigen proporciona 408.233 gr de proteína, que sustituirá a 861.825 gr de harina de soja, con espacio para 680.3 gr de materia seca del ensilaje de maíz. Esto creará espacio en la ración, lo que permitirá al productor lácteo utilizar más forraje en la ración y reducir los gastos directos de su bolsillo.


En un estudio reciente realizado en la Universidad de Wisconsin (Journal of Dairy Science 02, Suppl. 1, 290), 16 plantas lecheras comerciales en Wisconsin incorporaron Optigen en la ración y eliminaron la harina de soja. El espacio creado se llenó de maíz o ensilado de maíz. Los resultados muestran 453.6 gr de producción de leche como respuesta al cambio.

Se puede encontrar el artículo completo sobre esta investigación aquí.