martes, 5 de diciembre de 2017

Alimentación en vacuno de cebo

Manejo y alimentación en vacuno de cebo: cuando las matemáticas fallan

Soluciones para el Ganado Vacuno de Carne

1. INTRODUCCIÓN

¿Qué densidad es la óptima para conseguir un crecimiento rentable? ¿Cuántos centímetros de bebedero son necesarios por animal? ¿Cada cuándo es necesario limpiar el corral? ¿Por qué la misma fórmula de pienso no funciona igual en dos granjas? Todas estas preguntas están relacionadas con la eficiencia productiva de los terneros y son de vital importancia de cara a mantener niveles de rentabilidad adecuados en nuestros cebaderos.

En el siguiente artículo trataremos de dar respuesta a estas preguntas y explicar el porqué de estas diferencias, de manera que ante cualquier duda podamos aplicar el sentido común en la búsqueda de soluciones.

2. FUNCIONAMIENTO RUMINAL

El ternero es un rumiante, con todas las ventajas e inconvenientes que ello comporta. Las ventajas son la capacidad de digerir productos indigestibles para otras especies como son la fibra o la urea, lo que en un escenario de mayor demanda de carne mundial, pueden suponer una importante ventaja competitiva.

Los inconvenientes, no obstante, son considerables. Los alimentos ingeridos por el ternero son sometidos a una fermentación por parte de la población de microorganismos presentes en el rumen. Estos microorganismos digieren los alimentos ingeridos por el ternero y los transforman en los llamados ácidos grasos volátiles, los cuales van a ser absorbidos directamente a través de la pared del rumen y convirtiéndose en la principal fuente de energía del ternero. Al mismo tiempo, los microorganismos se multiplican y son digeridos por el ternero, constituyendo también una fuente muy importante de proteína, con la particularidad de que son capaces de sintetizar proteína a partir de fuentes de nitrógeno inorgánico como la urea.
Tabla 1.diferencias productivas entre un grupo control y un grupo suplementado con el nitrógeno de liberación lento Optisync (Alltech Inc.).

Si esta fermentación ruminal ocurre de forma demasiado rápida o abundante, los ácidos grasos se acumulan en el rumen provocando una serie de problemas que afectan gravemente a la productividad y a la salud del ternero, pudiendo llegar a provocarle la muerte. Dentro de estos problemas, los más frecuentes son la inflamación y degeneración de la pared ruminal, acidosis, abscesos hepáticos y laminitis o cojeras. El uso de algunos aditivos como las levaduras vivas, tampones o ureas de liberación lenta como Optisync (Alltech Inc) ayudan a prevenir la aparición de estos problemas. Optisync además aporta a las bacterias ruminales una fuente continua de nitrógeno que permite un óptimo aprovechamiento de la proteína y contribuye a mantener el equilibrio entre las distintas especies microbianas en el rumen reduciendo el porcentaje proteico de la ración y el riesgo de acidosis.

3. MANEJO LIGADO A LA ALIMENTACIÓN

Aparte de poder aportar los nutrientes necesarios para que el ternero tenga un crecimiento adecuado, hay gran cantidad de factores que van a repercutir en el desarrollo del animal. Aquellos detalles de manejo que afecten al patrón de ingesta de pienso y de agua del animal, así como a la velocidad de fermentación de los alimentos en el rumen van a ser determinantes en el éxito o fracaso del cebo de los terneros. Factores como el tamaño de partícula del pienso o los metros de comedero van a tener un papel fundamental durante el ciclo del animal en la granja.

3.1 Presentación del pienso

Uno de los puntos más importantes en el manejo de la alimentación es la presentación del pienso. Un claro ejemplo lo vemos en el tamaño de partícula, ya que dependiendo de su molienda la fermentación ruminal va a ser más o menos rápida. A continuación, en la tabla número dos hay una comparación de índices productivos según la presentación del pienso.
Tabla 2 (Mc Allister et al, 2001). En casos donde el tamaño de partícula es muy fino, la fermentación ruminal es muy rápida, provocando acidosis y un mal aprovechamiento del pienso. Tal y como se puede observar en la anterior tabla, si comparamos los índices productivos de un molido fino de maíz frente a un grano entero, vemos como la ganancia diaria es mayor en el caso del grano entero. Esto se debe a que la velocidad de fermentación es menor y por lo tanto hay menos acidosis ruminal la cual impide el correcto aprovechamiento de los alimentos. 

Otra de las grandes cuestiones en el cebo de terneros es el uso de granulado vs harina debido al sobrecoste que comporta granular el pienso. Cabe destacar que la calidad del gránulo va a ser de vital importancia siendo esta la responsable de una mayor o menor producción de finos en el comedero. Aun así, en el caso que este sea de buena calidad, esto puede reducir hasta 500 gramos el índice de conversión consecuencia de un menor desperdicio de pienso así como una mejor digestibilidad del mismo.

A continuación, en la tabla número 3 (IRTA, 2011), se puede apreciar como aumenta el consumo de alimentos y el crecimiento del animal mientras baja el índice de conversión.
Tabla 3. (IRTA, 2011) 

3.2 Densidad de los animales

Para que el ciclo productivo del ternero sea lo más rentable posible, el bienestar animal es de vital importancia. En vacuno, al igual que en otras especies, existe una marcada jerarquía entre los distintos componentes de un grupo de animales. La falta de espacio como consecuencia de una densidad elevada favorece situaciones de estrés que van en detrimento de la productividad de los animales. Según estudios publicados, (Anderson y col, 1997) la diferencia entre tener un ternero cada 1,8 m2 o 3,1 m2 puede ocasionar pérdidas de hasta 100 gramos de crecimiento diario y empeoramientos del índice de conversión de hasta un 10 %.

3.3 Encamado

En granjas de producción lechera se da una gran importancia al descanso de los animales ya que se han observado diferencias significativas en la circulación sanguínea del sistema digestivo del animal según esté tumbado o de pie. El aumento de circulación en los animales tumbados favorece la absorción y metabolismo de los nutrientes digeridos, de manera que los índices de transformación de los alimentos y el crecimiento diario mejoran notablemente en animales con camas cómodas y secas frente a grupos de animales con camas sucias y húmedas. Algunos estudios muestran mejoras de hasta 130 gramos diarios en crecimiento diario y del 11,5% en índice de conversión.

3.4 Necesidades de agua

Los terneros alimentados con pienso seco tienen unas elevados necesidades de agua limpia y fresca. Un ternero de 500 kg puede llegar a beber entre 80 y 100 l de agua diariamente en días calurosos. Cualquier impedimento en beber, ya sea por falta de agua, escaso caudal o mal acceso a los bebederos causa aumentos de presión osmótica intraruminal. Como consecuencia del aumento de presión osmótica, se transvasa agua desde el organismo del ternero al interior del rumen. Durante este proceso la pared ruminal se ve afectada, disminuyendo la capacidad de absorción de nutrientes, a la vez que se producen pequeñas lesiones por las que microbios del rumen pueden migrar hasta el hígado y producir abscesos.



Fotografia 1. La posición de los bebederos junto a su limpieza va a repercutir en el desarrollo del animal. El posicionamiento de los bebederos deberá ser de forma que el animal pueda tener capacidad escapatoria como en el caso de la fotografía. 




Las recomendaciones actuales en el capítulo del agua apuntan a un mínimo de 5 cm lineales de bebedero por animal y a que un 10% de los animales deben poder tener acceso a los bebederos al mismo tiempo. El posicionamiento de los mismos dentro del corral también es importante, debiendo evitar el situarlos en esquinas donde los animales no dominantes pueden verse acorralados por animales más dominantes.

3.5 Espacio de comedero

El espacio de comedero será uno de los parámetros que estén más ligados a los índices productivos de los animales. Dicho espacio, así como un acceso confortable, va a determinar que el animal pueda ir a comer más veces y de forma más paulatina bajando el riesgo de patologías digestivas. Ingrand (S.Ingrand, 2000), describe como el comportamiento de ingesta varía notablemente según el espacio de comedero de que disponga el animal. El acceso restringido al comedero aumenta notablemente la velocidad de ingestión de los animales, lo cual se correlaciona directamente con el pH ruminal, o lo que es lo mismo, con el riesgo de padecer acidosis. Sauvant y col, 1999 revelan que cuándo el animal puede comer de forma correcta, el pH del rumen puede mantenerse alrededor de 6,5 (pH estable), mientras que en casos donde la velocidad de ingesta es elevada, este parámetro puede bajar hasta 5, provocando un elevado riesgo de acidosis.





Fotografia 2. Es importante un ajuste adecuado de las tolvas para evitar desperdicios exagerados de pienso.

4. CONCLUSIONES

  • El sistema de cebo típico de España a base de concentrado y forraje a libre disposición aumenta mucho el riesgo de aparición de problemas digestivos en los terneros de cebo. 
  • Existe una clara interacción entre el manejo y la alimentación de los terneros. 
  • El mismo pienso puede dar resultados muy buenos en un cebadero y otros medios o malos en otros cebaderos. Factores como tamaño de molienda, densidad o espacio por animal, disponibilidad de cama limpia y seca, un aporte adecuado de agua fresca y abundante o un buen acceso a pienso y forraje resultan clave para conseguir un buen rendimiento de los animales.

Artículo de Josep Roquet y Eduard Castanyer, Equipo técnico Alltech Spain, para el boletín de la Raza Retinta.