miércoles, 16 de diciembre de 2015

Las algas serán la próxima revolución de la agricultura & ganadería

La agricultura y ganadería están cambiando, necesitan ser más productivas, optimizar al máximo todos los recursos naturales que utilizan, y sobre todo ser respetuosas con el medio ambiente. Por ello, de un tiempo a esta parte, se ha optado por utilizar tecnología puntera en el equipamiento agrícola, o las nuevas tecnologías que monitorizan nuestros cultivos minuto a minuto.



Sin embargo, aún existe largo recorrido, especialmente en el campo de la nutrición vegetal y animal. Se ve necesario reducir el uso de químicos en los fertilizantes que se utilizan en los cultivos agrícolas y en la formulación de piensos para el ganado, y esto no solo para reducir el impacto ambiental del sector agrícola y ganadero, sino, porque el consumidor hoy día, demanda cada vez más productos respetuosos con el medio ambiente.



En este punto, surgen las preguntas, ¿qué nuevas materias primas debemos utilizar para conseguir ser más respetuosos con el medio ambiente sin perder productividad, o incluso aumentarla? ¿Y si la próxima revolución agrícola y ganadera viniera del mar?

Las algas



Las algas son organismos fotosintéticos de la flora marina que viven en el agua o en ambientes muy húmedos. Esta flora marina se divide en tres grandes categorías: las micro-algas, las macro-algas y las verdaderas plantas vasculares, muy similares a las plantas que podemos encontrar en la superficie terrestre (como la bien conocida posidonia). A su vez, las macro-algas se dividen en tres grupos, según su pigmentación: algas verdes, algas rojas y algas pardas.



Las macro-algas, son las que más interés han despertado a nivel agronómico, y se están desarrollando numerosos estudios, tanto a nivel agrícola como ganadero, para implementarlas en sus actividades, como veremos a continuación.

Algas como fertilizante natural para la agricultura moderna

Las algas ya se utilizaban como fertilizantes en el S.XIX en las zonas costeras, pero con la irrupción de los fertilizantes químicos pasaron a un uso residual o casi inexistente. En la actualidad, se ha vuelto a poner en el punto de mira ya que, numerosos estudios, han demostrado que no solo sirven de fertilizantes para los cultivos, sino que aportan una serie de beneficios que no se conocían (al menos científicamente) en el siglo pasado.



De forma general se puede decir que las algas no solo nutren a nuestros cultivos aportando micro y macronutrientes necesarios, también mejoran el suelo donde se aplica su tratamiento y potencian el crecimiento de los cultivos.



Los estudios que se han llevado a cabo en relación a las algas pardas, en concreto sobre la variedad Ascophyllum nodosum y las algas verde azuladas permiten obtener datos interesantes:
  • Fertilizante agrícola: aportando nutrientes esenciales para el correcto desarrollo de las plantas como es el nitrógeno. Además, liberan este compuesto más lentamente que los fertilizantes químicos evitando las pérdidas y optimizando su uso.
  • Acondicionamiento del suelo: preparan el suelo para el cultivo corrigiendo el pH.
  • Vigorizan los cultivos aumentando la productividad y la calidad de las cosechas.
  • Promueven la germinación, el desarrollo vegetativo, floración y cuajado en cítricos, olivos y cultivos hortícolas.
  • Activan el sistema inmunitario de las plantas, ayudándolas a resistir plagas como la araña roja (Tetranychus urticae), mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum), y los áfidos, permitiendo, de forma adicional, reducir el uso de pesticidas.
  • Aumentan la resistencia a estrés ambiental y a condiciones adversas, como heladas.


Nuevas formulaciones para su uso en alimentación animal

La ganadería también se puede beneficiar de esta “nueva” materia prima proveniente del mar. Debido a la volatilidad de los precios de las materias primas que se utilizan en la formulación de piensos, y en otros problemas como las micotoxinas, numerosos estudios han enfocado su objetivo al uso de las algas como materia prima.

Las algas contienen una gran cantidad de fibra, proteínas y micronutrientes en las cantidades adecuadas para la correcta nutrición del ganado. Además, no tienen casi problemas de toxinas debidos a hongos, y por si fuera poco, su aporte calórico es bajo. Sin embargo, no es un producto completo para que el ganado se desarrolle de forma óptima y su utilización en las formulaciones de los piensos debe ser complementaria a los suplementos nutricionales.


Alltech ha realizado estudios en su Planta de Producción de Algas, en la cual se producen algas enriquecidas en DHA (ácido graso omega-3 esencial para la salud y nutrición humana), y su posibilidad de formar parte del pienso del ganado, introduciendo este elemento en la cadena alimentaria y pudiendo crear nuevos productos cárnicos enriquecidos en DHA de forma natural.

Alltech ha visto desde hace tiempo el potencial de las algas y ha apostado por ellas con la creación de AlltechAlgae en Winchester, Kentucky, una de las plantas de producción de algas más grandes del mundo, en la cual se producen algas ricas en DHA para realizar investigaciones en el campo de la alimentación animal.


Del mar a la mesa

Según EUFIC (European Food Information Council): “Las algas son una excelente fuente de fibra, minerales y fitonutrientes. Pueden consumirse sin peligro, aunque hay que tener cuidado con algunas variedades cuyos niveles de sal, yodo o metales pesados pueden ser perjudiciales. En general, las algas marinas pueden resultar un complemento muy útil para lograr una dieta variada. Pruébelas desmigajadas sobre arroz, patatas asadas y ensaladas, o añadidas a sopas, caldos, cocidos y guisos”.



Las algas resultan muy beneficiosas para complementar las dietas vegetarianas, ya que son muy ricas en minerales y vitaminas, incluyendo B12, que necesitan los vegetarianos y veganos. Cómo plus se puede destacar que, la proteína en las algas tiene un mayor contenido de aminoácidos esenciales que las plantas cultivadas en la agricultura.


Además, numerosos chefs de prestigio mundial están apostando por incluir en sus platos este tipo de ingrediente, ya que son un pequeño tesoro nutricional: aportan proteínas, vitaminas y minerales sin apenas grasa ni calorías.

¿Serán las algas la próxima revolución de la agricultura?